postres

Tus postres no quedan perfectos porque cometes estos errores

Hornear no es tarea fácil, es normal que todos hayamos tenido algún “accidente”. Pero la práctica hace al maestro, por ello desde Casa Joven te vamos a dejar algunos consejos para que tus postres no se rompan, queden crudos, colapsen o se desborden cuando los horneas.

No precalentar el horno:
Precalentar el horno es básico para que éste tenga una temperatura idónea y el postre se hornee correctamente. Permite una cocción uniforme, de otra manera no se conseguiría el equilibrio adecuado.

Llenar demasiado el molde:
Es muy común no querer desperdiciar la mezcla, y tendemos a llenar el molde hasta el tope. Este termina por desbordarse en el horno y crear un desastre. Para evitar este problema, debemos dejar espacio para que esponje. No te preocupes, con lo que sobre puedes hacer otra preparación o decoración.

Abrir el horno muchas veces:
Es de principal importancia evitar estar abriendo la puerta del horno. El calor escapa y esto solo provoca que la cocción sea irregular y que tus postres se pueden colapsar. Sí, es importante revisarlo de vez en cuando pero no todo el tiempo.

No dejarlo reposar:
Comprendemos que la mayoría de las veces los queremos comer de inmediato y partimos el pastel aún caliente. Lo ideal es que lo dejes enfriar bien y así evitarás quemarte y que el pastel se rompa con facilidad.

Decorarlo caliente:
Los pasteles se decoran completamente fríos, de otra manera la decoración se derrite y terminas con una preparación de mil colores y nada uniforme.